Globered
Consigue tu propia página web
  DAME TU
                           VOLUNTAD                          
Imagen relacionada
 Y TOMA LA MÍA
0 0 0

EJERCICIOS ESPIRITUALES PARA NIÑOS: EXAMEN DEL DÍA

Por: Berna490 | Publicado: 03/08/2016 06:24 |

EJERCICIOS ESPIRITUALES PARA NIÑOS: EXAMEN DEL DÍA

Examen del Día para niños
EL EXAMEN DEL DÍA. El Examen es una práctica espiritual muy provechosa para aumentar nuestro conocimiento de la prescencia amorosa de Dios en nuestra vida. Dios es amor; Dios está en todas partes; Dios todo lo ve, incluso las cosas más pequeñas. Dios conoce nuestros pensamientos; conoce nuestro corazón y nuestras intenciones. San Pablo, citando al poeta griego, expresó esta magnifica realidad de Dios siempre presente: “En Él vivimos, y nos movemos, y somos.”

El Examen del Día, se puede hacer a cualquier hora, en cualquier lugar y toma solo unos cuantos minutos; de cinco a diez. Trata de ser fiel a esta práctica, no dejes que un solo día pase sin examinar tu día. Lo ideal es fijar la hora y el lugar en donde lo harás, por ejemplo, podrías hacerlo diez minutos antes de la hora de cenar o diez minutos antes de irte a la cama. San Ignacio, el santo a quien Dios le entregó los Ejercicios Espirituales, enseñaba y tanto insistía en que no dejaramos de hacer nuestro examen todos los días.

El que es fiel a su Examen, reconoce la presencia de Dios en su vida, reconoce Su voz y su voluntad a través de los acontecimientos; su oído se afina y está más atento a las inspiraciones de Dios, escuchará Su voz cuando otros le hablan, y verá a Dios en los acontecimientos de cada día, los lugares en donde se encuentra, en las alegrías, las tristezas, en los éxitos y los fracasos.

LA CLAVE PARA ALCANZAR LA SANTIDAD. Para tener una profunda y creciente amistad con Dios y crecer en santidad de vida, es preciso reconocer el inmenso amor de Dios tiene por mi y por ti y reconocer Su presencia en nuestra vida. Es importante ser dócil a Él – ¿Qué significa ser dócil? – es estar atento a su voz y seguir su voluntad, es decir “SÍ” a Dios. La Virgen Purísima, en todo momento de su vida, estuvo profundamente consciente de la presencia de Dios en todo lugar y toda circunstancia. Su “sí” fue una entrega plena a Dios, y Dios hizo su morada en ella; que maravilloso ejemplo para nosotros.

San Ignacio sugiere cinco pasos para hacer el EXAMEN DEL DÍA; oración que nos ayuda a descubrir la presencia de Dios en la vida diaria, el amor de Dios, la unión con Dios; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Descubrimos la presencia de Jesús, nuestro Hermano y mejor Amigo en nuestra vida. Una cualidad de los buenos amigos es que se buscan, comparten ideas, comparten el actividades, se ayudan y se interesan por saber qué tal les ha ido. Jesús debería ser nuestro mejor amigo, debemos pensar en Él y conocer lo que Jesús pide de nosotros. El Examen del Día fortalecerá nuestra amistad con Jesús.

Ahora bien, veamos cuales son los cinco pasos para hacer el Examen del Día. Si hacemos nuestro examen cada día por unos minutos, nos aprenderemos los pasos y será más fácil ponerlos en práctica.

Jesus mi mejor amigo

EL “EXAMEN” IGNACIANO

  1. GRACIAS. El Salmista nos exhorta a dar gracias a Dios: “Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.” Empiece su oración dando gracias a Dios; Le es muy agradable a Dios que le demos gracias, porque al no darle gracias lo herimos. Las escrituras nos relatan que una vez, Jesús sanó a diez leprosos solo uno regresó a darle gracias. Jesús inclinando su rostro dijo: ¿No fueron diez los limpiados? Nosotros queremos ser ese “uno” que hace un gesto de agradecimiento. ¿De qué podemos dar gracias a Dios? ¡Podemos dar gracias por todo! De hecho, todo lo bueno que tenemos son don gratuito de la bondad y beneplácito de nuestro Padre amoroso. Podrías dar gracias a Dios por tu familia – tus padres, tus hermanos y hermanas; Agradece a Dios por tus amistades, por tu salud, por la alegría en tu corazón. Pero sobre todo, dale gracias a Dios por tu FE; por tu fe en Dios. Hay muchos que no creen en Dios, pero tu sí crees porque Dios te ha dado ese don. Hoy, en este preciso momento, Dios te ha dado muchas cosas que te alegran el corazón. ¡Detente y pasa el tiempo que quieras, dando gracias a Dios!
  1. PETICIÓN: PIDE A DIOS LA GRACIA DE VERTE A TI MISMO Y VER TU DÍA CON LOS OJOS DE DIOS. El próximo paso es pedir y rogar a Dios, como un mendigo, la capacidad de ver las cosas que han pasado en el último día, desde que hiciste tu último Examen. Pida a Dios la gracia de examinar tu día con Jesús y María a tu lado.
  1. PENA/ CONTRICION. Es muy importante ser sincero y honesto con Dios; Dios es tu Padre! Él es como el padre de la parábola del Hijo Prodigo, y, Jesús es tu mejor amigo. Mientras que rebobinas la película de tu vida, reconoce tus fallas; tal vez le has faltado el respeto a tu mamá o papá, tal vez te has peleado con tu hermano o tu hermana, tal vez has sido desobediente, tal vez has sido perezoso y nos has cumplido con tus deberes, trabajos o tareas. O quizás te quejas cuando te piden que saques la basura. Tal vez has dicho una mentirita o más de una; tal vez eres poco paciente y corajudo. Si haces este Examen Ignaciano, te empezarás a dar cuanto cómo está tu corazón, te darás cuenta de las palabras que usas, de tus acciones e incluso tus intenciones.
  1. Después de que con humildad hemos reconocido nuestras fallas, nos dirigmos a Nuestro Padre Dios y a Jesús nuestro mejor amigo, y, con toda sencillez y humildad pedimos perdón de corazón. ¡Perdóname! Te pido perdón por mi egoísmo, por mi impaciencia y desobediencia. Estoy arrepentido de todo corazón y más porque sé que he pecado contra con mis actos, mis pensamientos y decisiones. Confío, Dios mío, en tu infinito amor y misericordia. JESÚS, EN TI CONFÍO.
  1. RENOVACIÓN Y COMPROMISO PARA EL SEGUIENTE DÍA… El último paso en esteExamen es renovar, proponerse y comprometerse a cambiar y mejorar. Repasamos una vez más lo que hemos hecho: 1) Hemos dado gracias a Dios por las incontables bendiciones, hemos pedido a Dios la gracia de ver nuestra vida con la perspectiva divina, hemos examinado nuestras palabras, actos, intenciones y fallas, ahora sí que estás listo para comenzar de nuevo. Conócete mejor cada día para no regresar a los mismos malos hábitos. Comienza de nuevo, afirma tu amor a Dios, ten buena voluntad, buenos propósitos, y, lucha con todo tu corazón de estar consciente de la presencia amorosa de Dios en tu vida, y responde a Su llamada. Y di con el salmista: “El Señor es mi pastor, nada me falta.” (Salmo 23)
Comenta