Globered
Consigue tu propia pgina web
DAME TU
VOLUNTAD
Imagen relacionada
Y TOMA LA MA
0 0 0

La Llama de Amor,

Por: Berna490 | Publicado: 25/11/2014 03:53 |

Rosario de la Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María


Comenzamos haciendo 5 veces seguidas la Señal de la Cruz, en honor de las cinco Sagradas Llagas de nuestro Divino Redentor:

“En honor de la Llaga de la Mano derecha”. Hacemos la Señal de la Cruz..

“En honor de la Llaga de la Mano izquierda”. Hacemos la Señal de la Cruz.

“En honor de la Llaga del Pie derecho”. Hacemos la Señal de la Cruz.

“En honor de la Llaga del Pie izquierdo”. Hacemos la Señal de la Cruz.

“En honor de la Llaga del Costado”. Hacemos la Señal de la Cruz.

Luego se utiliza el rosario común de 5 decenas.

1.- En las cuentas grandes del rosario recitemos:

“Madre de Dios, derrama sobre la humanidad entera las Gracias eficaces de Tu Llama de Amor, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.



2.- En las cuentas pequeñas decimos:

“Madre nuestra, ¡sálvanos por la Llama de Amor de tu Inmaculado Corazón!

3.- Al final de cada decena:

Corazón Doloroso e Inmaculado de María. Ruega por nosotros, que recurrimos a Ti.



4.- Una vez terminadas las cinco decenas se finaliza de la siguiente manera:


En las tres últimas cuentas del Rosario se reza:

Dios Te Salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto, en Tus Manos encomendamos nuestra Fe para que la aumentes, llena eres de Gracia, el Señor está Contigo, bendita tu eres entre todas....


Dios Te Salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima antes del parto, en Tus Manos encomendamos nuestra ESPERANZA para que la alientes, llena eres de Gracia, el Señor está Contigo. Bendita Tú eres entre todas...


Dios Te Salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima antes del parto, en Tus Manos encomendamos nuestro Amor a Dios y al prójimo para que lo inflames, llena eres de Gracia, el Señor está Contigo. Bendita Tú eres entre todas...


Tres Gloria.

Una Salve.


Oración Final

¡Bienaventurada Virgen María! Queridísima Madre nuestra del Cielo, Tú amas tanto a Dios y a nosotros, Tus hijos, que ofreciste a Tu Divino Hijo Jesús en la Cruz como desagravio a nuestro Padre Celestial, para alcanzar la salvación para nosotros, a fin de que todo el que crea en Él no perezca sino que tenga Vida Eterna. Con filial confianza Te rogamos a Ti, que con la Llama de Amor de Tu Inmaculado Corazón, atizada por el Espíritu Santo, enciendas en nuestros lánguidos corazones el Fuego del Amor perfecto hacia Dios y hacia los hombres, a fin de que junto Contigo, con un solo corazón, amemos sin cesar a Dios y a nuestro prójimo.
Ayúdanos a transmitir esta Llama Santa a todos nuestros hermanos de buena voluntad, a fin de que el Fuego del Amor de Dios vaya extinguiendo el fuego del odio en toda la redondez de la Tierra, y Jesús, Príncipe de la Paz, sea Rey y Centro de todos los corazones, en el Sacramento de Su Amor, y en el trono de nuestros altares. Amén.



Promesas

El encuentro de los Corazones de Jesús y de María en el momento de la Anunciación, cuando la Virgen dio el "Sí", hizo surgir en María un gran Amor, intenso y puro: "La Llama de Amor".

“En los corazones que se encienda esa Llama de Amor será impreso un Sello. Los marcados con este Sello serán salvados; éstos poblarán los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra.”

Comenta