Globered
Consigue tu propia pgina web
DAME TU
VOLUNTAD
Imagen relacionada
Y TOMA LA MA
0 0 0

TIPOS DE ORACION VOCAL

Por: Berna490 | Publicado: 09/07/2015 08:34 |

TIPOS DE ORACION VOCAL

Petición:
Como la oración de petición suele ser causada por un anhelo que deseamos se cumpla o por un plan que deseamos se realice, o por una necesidad que deseamos sea satisfecha, a veces parece que no fuera escuchada.

Y, realmente, la oración de petición puede tener tres respuestas de parte de Dios: Sí, No o más tarde.

Sucede que a veces pedimos cosas que no nos convienen y que no coinciden con lo que Dios desea para nosotros. "Pedís y no recibís, porque pedís mal", nos advierte el Apóstol Santiago (St. 2,3). Y San Pablo también insiste en esta idea: "Nosotros no sabemos pedir como conviene" (Rom.8,26).

Casi siempre pasamos por alto las palabras tan importantes del Padre Nuestro: “Hágase tu Voluntad así en la tierra como en el Cielo”. Es por ello que el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que es necesario orar para poder conocer la Voluntad de Dios (#2736). "El Evangelio nos invita a conformar nuestra oración con el deseo del Espíritu" (#2756).

Por eso dice San Juan: "Estamos plenamente seguros: si le pedimos algo conforme a Su Voluntad, El nos escuchará" (1ª Jn.5,9). Y el mismo Señor nos dice: "Pedid y se os dará ... vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan" (Mt.7,7-11). Pero para pedir "cosas buenas" es menester conocer la Voluntad de Dios. Es cierto que Jesús nos ha dicho: "Pedid y se os dará" (Mt.7,7 - Lc.11,9), pero también nos dijo: "Vuestro Padre sabe lo que necesitáis" (Lc.12,30). En todo caso, nuestra oración de petición debe siempre estar sujeta a la Voluntad de Dios: "No se haga mi voluntad, sino la Tuya" (Lc.22,42 - Mc.14,26).



Intercesión:
Cuando la oración de petición se hace por otra u otras personas, se convierte en Oración de Intercesión.

Para poder estar a tono con la Voluntad Divina, también en nuestra oración de petición y de intercesión es bueno usar frases como éstas (cfr. Isabel de la Trinidad, o.c.d): "Si permites, Señor, la curación de ... me darías ¡tanta alegría!" "Si es Tu Voluntad que se realice esto ... te estaría ¡tan agradecido!" "Lo que Tú creas, Señor, es lo mejor para ..." "Aquí estoy delante de tí, Señor, y sabes que sufro por ..." "Señor, Tú sabes que ... está sufriendo por ... y con amor te lo encomiendo".

No se le impone al Señor. No se le exige. Se es gentil con El, como El es con nosotros.



Arrepentimiento:
Es el comienzo de una oración en verdad, pues nos coloca en nuestra realidad de pecadores que somos y desde esta realidad clamamos perdón a Quien hemos ofendido.

Típico de la oración de arrepentimiento es el EXAMEN DE CONCIENCIA, que nos lleva a ver en qué hemos faltado.

No debe faltar cada noche, además del que hacemos muy brevemente en la Liturgia Penitencial de la Misa.

Para tomar conciencia de nuestras faltas, aún aquéllas pequeñas, esta pregunta ayuda en el examen porque nos enfoca la conciencia: ¿Qué hice hoy que no lo hubiera hecho Jesús?



Reparación:
Oración de desagravio por pecados propios, de otros, o de la humanidad. Ejemplos: el Acto de Desagravio al Santísimo Sacramento. La Cruzada Permanente de Oración por los errores y herejías del "New Age" contiene un Acto de Desagravio, referido a todos estos errores que van contra la divinidad de Nuestro Señor y pretenden destruir la Fe de Su Iglesia.



Acción de gracias:
Todo acontecimiento y toda gracia del Señor pueden traducirse en un acto de acción de gracias. "En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios en Cristo Jesús quiere de vosotros" (1ª Tes.5, 18).

¡Tanto recibimos del Señor! Cosas que conocemos, cosas que no conocemos y cosas que ni siquiera podemos imaginar.



Alabanza:
La alabanza es la forma de orar que reconoce de manera más directa que Dios es Dios.

Está en línea directa con la adoración, porque reconozco quién es Dios y quien soy yo. Se le alaba por El mismo, se le da gloria no por lo que hace, sino por lo que El es. De entre las formas de oración vocal, la de alabanza es una de las más elevadas. (cfr. Catecismo de la Iglesia Católica #2639)



LAS JACULATORIAS pueden ser oraciones de adoración y alabanza. Son oraciones cortas, fervientes, desde nuestro corazón hacia Dios. Pueden tener fórmula fija (como la frase de un salmo) o ser frases espontáneas.

San Juan de la Cruz habla de ACTOS ANAGOGICOS, que son subidas del corazón hacia Dios. Y se recomiendan como preparación a una oración profunda. Concretamente recomienda actos de Fe, Esperanza y Caridad (Virtudes Teologales).

Comenzar con Actos de Fe: creo que estás presente, que te voy a recibir. Acto de Fe, una fe viva, consciente, real: Señor, sé que no eres una cosa (una hostia) … eres una Persona que quiere unirse a mí.

Continuar con actos de Amor: te amo, Señor, te necesito. Eres mi todo. Quiero amarte como Tú me amas. Quiero recibir todo el Amor que desees darme, para amarte a Ti y amar a mis hermanos con tu Amor.

Estos actos anagógicos recomendados por los Directores Espirituales Carmelitas suelen tener un efecto similar al de las Comuniones espirituales. No puede dejar de cambiar un alma que así ora al Señor.



Oración de entrega (Adoración)
Es una oración de entrega a la Voluntad de Dios, de abandono en Dios y en sus planes.

Es también oración de adoración al Señor, en la cual nos reconocemos como lo que somos: sus creaturas, totalmente dependiente de El, aceptando todo lo que disponga para nuestra existencia.

Oración de entrega indispensable es el Ofrecimiento del día cada mañana y el ofrecimiento de uno mismo en el Ofertorio de la Santa Misa.



OFRECIMIENTO DEL DIA:

Te ofrezco, Señor, este día. Soy tuyo, el día es tuyo. Haz conmigo lo que quieras. “Aquí estoy, Señor, para hacer tu Voluntad” (1 Sam 3, 4).

Tags: #2736).  #2756).  #2639) 
Comenta